Reacciones tengo muchas, pero cuando me siento amenazado, triste o furioso, tiendo a callar, es un silencio que dicen los que me rodean que duele. Y no lo puedo evitar, me quedo en silencio, a veces sin poder hablar, de pronto puedo reírme sin control o llorar desconsoladamente; lo peor es la furia, no importa de quien se trate, da igual, comienzo a reprochar a amenazar y finalmente la culpa y depresión.

Soy neurótico, lo sé.