Caminando por la calle, sentado en un sillón o comiendo en una mesa con varias personas, siempre debo tenerlos a todos a mi derecha, me pone muy mal y no lo soporto más de algunos segundos. Es como antinatural girar la cabeza hacia la izquierda.

··· Dante ···