– Ya que voy a enlistar, comenzaré con una manía en relación a hacer listas: no me gustan las listas con cinco puntos. Cuatro no me encanta pero no me molesta tanto, seis está bien. Sin embargo, el cinco me desespera.

– Odio que dejen las puertas abiertas, especialmente las del baño.

– Me molestan los dobles espacios en los textos que tengo que revisar; también los cambios de fuente e interlineado. Debe haber homogeneidad en el texto, a menos que sea por una buena razón.

– Mi prima me odia por señalar sus faltas de , pero si no las digo a la persona que la cometió, por lo menos debo decirlo a alguien. En ocasiones puede ponerme muy mal, especialmente si son anuncios, letreros o revistas que alguien debería haber revisado.

– Me irrita que de pronto usen bien los acentos diacríticos y al rato se les olvide.

– Siempre debo dormir de espalda a la pared o no logro conciliar el sueño.

– Me lavo las manos dos o tres veces porque siento que una no basta.

– Cuando me levanto de mi lugar en la oficina, acomodo los audifonos y el puntero del mouse para saber si alguien movió algo.

– Para quitarme los calcetines, jalo con el otro pie el calcetín para sacarlo. Y siempre que toco pies -sean mios o de alguien más- siento la necesidad de lavarme las manos.

 ··· Atleia ···