Nunca me meto en el mar de noche, tengo la sensación que cuando me esté bañando, va a aparecer un cadáver flotando y me va a tocar. Más que una sensación es un miedo aterrador.