Siempre que abro un cartón de leche tengo que hacerle un pequeño agujerito en la lado opuesto de donde se abre. normalmente lo hago con la punta de un cuchillo, así el agujero es lo suficientemente pequeño como para no dejar salir la leche, pero lo suficiente para que al servirme no se forme vacío.