Soy incapaz de mantener relaciones con alguien que se acabe de poner desodorante. Lamer accidentalmente una zona untada de desodorante me produce más grima que morder papel de plata, meterme algodón en el ombligo y arañar una pizarra todo junto.