Soy incapaz de meterme en una sin ducharme antes. Eso no sería problemático si tuviera una vida ordenada, pero como no es así y a veces bebo tanto que no encuentro ni la ducha, opto por encima de la cama. Al día siguiente cambio todo, sábanas y edredón, pero tiene que ser por la noche: cambiar las sábanas de día me parece una guarrada, no sé.

Ah, me ducho siempre después de cambiar la ropa de cama. La sola imagen de todas mis epiteliales y pelos flotando en el ambiente me hace sentir fatal de asqueroso.

··· pulmón ···