Sé que el título puede parecer un poco raro, pero no es algo que hago siempre. El tema es cuando tengo que recibir una llamada importante, es en ese momento que trato de dejar el móvil lo más lejos posible. Cuanto más lejos lo dejo, más posibilidades hay de que reciba esa bendita llamada.

Una vez, tenía que recibir una llamada de un trabajo importante y deje el teléfono en casa de mis padres, a unos 500 metros de donde yo vivía. La orden en esos casos es muy precisa y tajante, nunca coger la llamada.