En la tengo que tener las sábanas metidas por abajo del colchón pero con el suficiente espacio (ni mucho ni poco) para que no me aprieten los pies. A su vez, es completamente imprescindible que la manta me llegue justo hasta debajo de la barbilla.

En caso contrario: no me duermo.

··· Ammarella ···