Gallinas cacareando bajo mi ventana

No soporto a las marujas que a primera hora de la mañana se ponen a cacarear debajo de la ventana contando simples banalidades y peor aún es que lo hacen a gritos como si quisieran que todo el vecindario lo escuchase o le importase. Dios, cogía el primer objeto a mano con los ojos aun pegados y se lo tiraba por la ventana directo a la cabeza.

··· El Chopo ···