En la oficina, no soy capaz de grapar hojas sin otra grapadora que no sea la mía, ya que así estoy seguro que tiene las grapas y han sido colocadas perfectamente. Además tengo que ser yo siempre quien las grape, y siempre me aseguro el ángulo de la grapa respecto la esquina del papel va a ser 45º y además que esté de modo tal que las lengüetas o piernecitas de las grapas quedarán abiertas hacia el exterior.

Si pasa por mi mesa un taco grapado con una inclinación diferente o con las lengüetas hacia el interior, lo desgrapo y lo vuelvo a grapar perfectamente a mi manera.

··· fran ···