No puedo , siquiera rozar ninguna joya. Especialmente los pendientes. Cuando alguna amiga me pide que le ate una pulsera o un collar… mi cara de grima me delata.

··· MaríaBiruela ···