Parece ser parte de una estrategia oculta del destino para molestarme, siempre suena el en el preciso instante en que me mojo las manos por algún motivo, así que a apresurarse a secarse las manos y contestar la llamada de mal humor. Simplemente lo odio.

··· Ernesto Iñiguez ···