Cuando termino de pasar el escobillón, me vuelvo loca si veo una pelusa en el piso, tengo que juntarla y tirarla. Incluso si estoy hablando con alguien, cada dos segundos miro la pelusita ahí y tengo que pararme y limpiarla porque me pongo muy nerviosa.

Además tengo otra neurosis. Si uno de mis dedos tocó algo, los otros también lo tienen que hacer. No soporto escribir en el teclado con sólo dos o cuatro dedos. Todos tienen que tocar el teclado. Si golpeé una superficie con una mano dos veces, tengo que golpear con la otra mano también.

Cuando era chica (y a veces también lo hago ahora) cada vez que iba en auto era necesario parpadear cuando pasaba el auto por al lado de una luz de la calle. Me vuelvo loca si me salteo una o si no llegué a parpadear a tiempo.

··· Laura ···