Tengo la manía de mirando a la puerta de entrada, no puedo dándole la espalda, pienso que entrará un asesino y me matará desde atrás y yo no me daría cuenta y no podría protegerme,  soy neurótico.

Cuando era mas joven en una casa de mi familia mi era grande y dentro de éste había una pared que servía de respaldo de la cama, cosa que se podía entrar al por dos pasillitos, fueron los peores años de mi vida, molesté tanto para que nos vayamos de esa casa y la única solución fue cerrar el espacio para que la habitación tenga una entrada y poder dormir un poco mas tranquilo.

Otra manía es con las ventanas de los baños, no puedo entrar a un que la tenga abierta, TENGO QUE CERRARLA.

··· Maxi ···