Pues eso, no queda mucho más que decir, lo hago para que el abrigo no esté frío en el momento de salir y llevarme el calor de mi casa al desalmado invierno callejero. Si me lo pongo a último momento siento que el abrigo no es mío y además, me voy a morir de frío.