Me repugna el olor a hierro y a metal!!
Tocar las monedas…. puagh que asco! Las manos sudan al entrar en contacto con ellas, a saber quien antes las ha tocado.

Las barras del metro y del bus igual, manos sudadas, apoyándose en ellas, impregnándote el olor a metal/mierda.

Me cojen arcadas sólo pensarlo.

No soporto que la gente respire.
Vale si, se morirían si no lo hicieran.
Pero es tan asquerosoooo, en el ferrocarril lo paso fatal.
Observo a cada una de las personas que estan sentadas, veo como inspiran y espiran, como expulsan aire que luego inspiraré yo.
Huelo los alientos, y me da asco, intento respirar lo mínimo posible, o sólo por la boca para no reconocer ningún olor extraño, me pongo perfume en un costado del dedo y lo acerco a la nariz, en el fular, o en la misma nariz…..

Odiooo los alientos!!

Odio las pulseritas de metal/plata/oro ajenas, collares, pendientes, clips… cualquier cosa de esos materiales, me ultra mega super repugna!!

Lo peor de todo es vivir intentado que no se note que echaría la pota todo el rato amigos 🙂

··· elena ···