No puedo dejar de tocarme el cabello. Esa sensación de sentir la textura del mismo, el arrancarlo y pasarlo por mis labios para sentirlo aún más… y luego simplemente tirarlo.

De manía se convierte en neurosis y de neurosis en enfermedad.