1. No soporto a una persona hablando fuerte.

2. Siento rechazo por el sonido de las sirenas de las ambulancias, de las patrullas de policía, de los camiones de bomberos, de las cornetas y alarmas de los carros, de los silbidos de los fiscales de tránsito en los semáforos. Creo que odio a la ciudad 🙁

3. No soporto el sonido del cristal, vidrio, cerámica al romperse.

4. Me genera una crisis de nervios que comiencen a hacer mientras estoy hablando. Me cuesta mucho concentrarme.

5. No soporto el llanto de los niños, cuando por ejemplo, quieren un juguete. Me desespera.

6. En realidad, cualquier ruido brusco/fuerte me genera mucha tensión.