Desde que era pequeña no tolero el ruido del hielo seco. Con que alguien lo roce ya me pongo histérica. Es fecha que si estamos en una reunión y alguien saca platos o algo que este hecho de hielo seco me tengo que salir corriendo de la habitación por que me empiezo a imaginar el sonido que produce.