Odio las cadenas de Internet que te dicen que si no enviás 45 mails a tus amigos, una desgracia arrasará con tu apacible vida y la de toda tu familia.

Por eso siempre las respondo, por las dudas… menos un día que me llegó una foto que debía reenviar y que (además de todo) nombraba al ex-presidente-gafe de Argentina… como prueba de valor y madurez, ese día no lo reenvié. Y a partir de ese momento empezó a pasarme de todo… (ahora limpio mi casa con vinagre), las brujas no existen!