Odio a la gente que en el patea el respaldo de tu butaca y cuando los miras con desaprobación (después de soportarlos la mitad de la película) ponen cara de conejito asustado.

Aplíquese también a medios de transporte como autobuses . Despiertan en mi instintos muy primarios y violentos (que afortunadamente mantengo bajo control).

Una espectadora a la que le gusta dormir en el bus.