Nunca he podido entender porque las únicas cosas que no puedo ver desordenadas son las que tienen letras. Ahora esta manía ha invadido mis carpetas de la universidad, mis (en físico, con los que además tengo ordenados por género), los e-books, todo lo que contenga material de lectura, y no se detiene allí: también debo tener en (y con todos los datos) mi biblioteca musical.

Además, tengo ordenadas mis fotografías,  ilustraciones y demás contenido de mi computadora por orden alfabético, en carpetas personalizadas con una imagen que los identifique y todo el contenido con sus respectivos nombres.