Cuando voy en metro observando a los demás siempre localizo a dos que no van juntos ni se conocen de nada y que sin embargo son físicamente parecidísimos. Pueden ser jóvenes, mayores, del mismo sexo, raza o condición social o no. Cuanto más escruto sus caras, más parecidos les encuentro, y acabo encontrándolos idénticos; siempre deseo que en algún momento se miren entre ellos para su reacción, convencida de que se sorprenderían enormemente, cosa que nunca sucede.

··· Lu ···