Me encanta el porno, me encanta masturbarme y creo que todo el mundo debería hacerlo!! El problema lo tengo cuando es mi pareja la que lo hace, nuestra confianza es excepcional pero cada vez que intenta compartir conmigo algún tipo de anécdota referente a este tema, os aseguro que no puedo evitar sentir en lo mas profundo de mi loca mente, los suelo calmar pensando en que yo, hago ¡exactamente lo mismo! pero nunca termino de solucionar del todo esta extraña y ridícula interferencia neuronal, ¿egoísmo?, ¿inseguridad?, ¿inmadurez?… ¡¿que se yo?!, lo único que se, es que SOY NEURÓTICA!!