A la hora de , cuando me tapo con las sábanas, odio que la sábana quede tocando la punta de mis de dos de los pies, me siento atrapado, tengo que empujarlas más lejos de mis dedos para sentirme relajado, sino es así, no pego los ojos hasta que lo hago.