Las sábanas en las que duermo no pueden tener motas y ser carrasposas.