Creo que ésta manía me viene de cuando era muy peque y cuando cruzábamos un puente por debajo o por arriba, hacíamos silencio para escuchar el ruido del puente. Con los años ese juego se transformó en superstición y ahora cada vez que cruzo uno, paro la conversación que esté teniendo en ese momento sea con quien sea.