Al principio no pensé que era una “manía” solo un mal hábito de una niña pequeña. Comerce las uñas ( el principio de mis “malos hábitos”) lo mas fustrante era escuchar a las demás personas decirme que lo deje de hacer, que es malo y si están en lo cierto. Mas el punto es que no lo puedo evitar, trato de tener fuera de voluntad y me funciona pero solo por una semana. Después simplemente vuelve a lo mismo.

Masticar objetos( segundo de mis malos hábitos) ya sean lápices, bolígrafos, palillos…etc. es algo qué tampoco puedo evitar, ya que sin darme cuenta tengo mis lápices con marca de dientes, cualquier cosa qué pase en mis manos ya sea de madera o polímero, lo mas probable es que lo mastique.

Morderme los labios ( tercer mal hábito) este uno de los que han traído mas problemas, si mal no recuerdo la primera vez qué lo hice fue antes de una despedida. Y después de eso lo empecé hacer con más frecuencia al punto de que mis labios sangran y a causa de eso, me salían una especie de ampollas, que eran de muy mal gusto y difícil de disimular. A lo que las personas empezaron con sus comentarios se mal gusto; es la razón por la cual trato de ser cuidadosa y no con mucha fuerza y cuando duele o sangra trato de detenerme. Es fustrante ya que trato de NO hacerlo, mas lo hago de manera inconsciente.

Y por ultimo ( mi cuarto mal hábito) es herirme mas encías, al punto que estas sangre y debo admitir que duele, mas es uno de los dolores más placenteros que hay. Ese lo empecé de pequeña con la manía de meterme palitos pequeños entre los dientes hasta punto de herir mis encías. Incluso las uñas me quitaba( con la boca) iban a parar entre mis dientes y aveces no las podía sacar y entraba en una especie de pánico que esta el corazón se me aceleraba, entones tomaba un palillo para intentar sacarlo, haciendo que mis encías sangren y cuando lo sacaba simplemente no volvía hacer. Es una especie de circulo vicioso pero da una especie de placer que se siente bien hacerlo. Siempre pensé que era una loquera mía, mas hace poco descubrí que es un trastorno
“dermatillomania” así es como le dicen. Eso me sorprendió bastante ya según creo no hay nada malo conmigo, ¿o si?

Gracias por leer…