Siempre que estoy tranquilamente en cualquier lugar, alguna cosa de éste me trae recuerdos sobre algo que me haya hecho tener vergüenza o me acompleje. Como por ejemplo alguna conversación en la que haya quedado mal. Tengo que decir algo en voz alta, cualquier cosa, el nombre de mi perro por ejemplo o si estoy viendo la tele repito lo ultimo que hayan dicho.

Cuando digo las cosas en voz alta se me va la sensación de vergüenza. Aunque no quiera hacerlo no puedo evitarlo, una vez me vienen los recuerdos tengo que decir algo. Es muy fastidioso si estoy con otras personas en la habitación, porque siempre me preguntan que he dicho. O si digo el nombre de mi perro y éste no está por que ha ido a pasear, quedo como una loca.