Cada vez que salgo de mi casa y dejo el portátil solo, no puedo evitar esconderlo en sitios insospechados. La última vez lo escondí tan bien que me costó encontrarlo tras las vacaciones. Estaba en una caja de cereales!