No es una regla muy estricta, si veo que me estoy por romper los piños contra el impoluto suelo del metro, entonces me cojo, pero si puedo lo evito. A tal punto que estoy plateándome seriamente ponerme guantes cuando subo a cualquier transporte público.