Si tengo algún dolor, espero que se me vaya para ir al . Cuando estoy convencido que no tengo nada y que fue algo circunstancial o pasajero, recién ahí voy al para que me diga que no es nada. Excepto que mis vísceras broten por mi boca.