Hace algunos años vi un documental en el que demostraban la cantidad de gérmenes fecales que había en un cepillo de . En este documental también mostraban que por más que al cepillo le pusiéramos un capuchón, la mierda entraba igual.

A partir de ese momento no pude nunca más lavarme los dientes ni dejar el cepillo en el baño, siempre lo hago en la cocina, prefiero que el cepillo huela a ajo que a mierda.